Declaración de Adam Boehler, Director Ejecutivo de la DFC, sobre la toma de posesión del presidente de Guatemala Alejandro Giammattei

Contacto:  press@dfc.gov
+1(202)312-2188
14 de enero de 2020

CIUDAD DE GUATEMALA – El director ejecutivo de la Corporación Financiera de EE. UU. para el  Desarrollo Internacional (DFC), Adam Boehler, emitió una declaración tras la toma de posesión del presidente de Guatemala Alejandro Giammattei.  El señor Boehler es un miembro de la delegación presidencial de los EE. UU. encabezada por el secretario de Comercio, Wilbur Ross, que viajó a Guatemala para la toma de posesión.

“Tuve el honor de asistir a la toma de posesión de Alejandro Giammattei como presidente de Guatemala.  Lo felicito a él y al pueblo de Guatemala por una elección abierta y transparente, y por una transición exitosa del poder.  La DFC está comprometida a colaborar con el presidente Giammattei y su gobierno para impulsar la inversión del sector privado en Guatemala y así crear oportunidades y levantar a las comunidades de todo el país.

“Nos sentimos más motivados por los planes del presidente de trabajar con el Congreso de Guatemala para crear un clima más favorable a los negocios y de resolver las barreras que restringen las alianzas público-privadas.  Estos pasos son esenciales para atraer al capital privado y acelerar el crecimiento económico.

“El presidente Giammattei está priorizando la inversión privada para traer prosperidad al pueblo de Guatemala, y nosotros estaremos ahí junto a él”.

###

La Corporación Financiera de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (DFC) es el banco de desarrollo de los Estados Unidos.  La DFC se alía con el sector privado para financiar soluciones a los retos más críticos que enfrenta hoy el mundo en desarrollo.  Invertimos a través de sectores que incluyen energía, salud, infraestructura crítica, y proyectos de tecnología.  La DFC también proporciona financiamiento para pequeñas empresas y mujeres empresarias, a fin de crear empleos en los mercados emergentes.  Las inversiones de la DFC se ajustan a normas altas y respetan el ambiente, los derechos humanos y los derechos de los trabajadores.