Declaración del presidente Joe Biden sobre la distribución mundial de vacunas

3 de junio de 2021

Mientras en Estados Unidos continuamos nuestros esfuerzos para vacunar a todos los estadounidenses elegibles y luchar contra el COVID-19 aquí en casa, también reconocemos que acabar con esta pandemia significa acabar con ella en todas partes. Mientras esta pandemia haga estragos en cualquier parte del mundo, el pueblo estadounidense seguirá siendo vulnerable. Y Estados Unidos está comprometido a darle la misma urgencia a los esfuerzos de vacunación internacionales que la que hemos demostrado en casa.

Estados Unidos ya ha comprometido 4 millardos de dólares para apoyar a COVAX, y lanzado asociaciones para impulsar la capacidad mundial de fabricar más vacunas. Mi administración apoya los esfuerzos para renunciar por un tiempo a los derechos de propiedad intelectual de las vacunas COVID-19 porque, con el tiempo, necesitamos más empresas que produzcan dosis de vacunas comprobadas que salven vidas, y que se compartan equitativamente. Ya hemos compartido más de 4 millones de dosis de vacunas con Canadá y México, y el mes pasado anuncié que, para finales de junio, Estados Unidos compartirá 80 millones de dosis de nuestro suministro de vacunas con el mundo.

Hoy, estamos proporcionando más detalles sobre cómo asignaremos los primeros 25 millones de esas vacunas para sentar las bases de una mayor cobertura mundial y para enfrentar aumentos reales y potenciales, altas cargas de enfermedad, y las necesidades de los países más vulnerables. Por lo menos 75% de estas dosis -casi 19 millones- se repartirán mediante COVAX, incluyendo unos 6 millones de dosis para Latinoamérica y el Caribe, unos 7 millones para el sur y el sureste de Asia, y unos 5 millones para África, trabajando en coordinación con la Unión Africana y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades en África. Las dosis restantes, poco más de 6 millones, se compartirán directo con los países que experimentan aumentos repentinos, los que están en crisis y otros socios y vecinos, incluyendo Canadá, México, India y la República de Corea.

No estamos compartiendo estas dosis para asegurarnos favores o extraer concesiones. Estamos compartiendo estas vacunas para salvar vidas y dirigir al mundo en poner fin a la pandemia, con el poder de nuestro ejemplo y con nuestros valores. Y continuaremos siguiendo a la ciencia y trabajando en estrecha cooperación con nuestros socios democráticos para coordinar un esfuerzo multilateral, incluso mediante el G7.

Un fuerte liderazgo estadounidense es esencial para acabar con esta pandemia ahora, y para fortalecer la seguridad sanitaria mundial para el futuro – para prevenir, detectar y responder mejor a la siguiente amenaza. Estados Unidos será el arsenal del mundo de vacunas en nuestra lucha compartida contra este virus. En los próximos días, a medida que aprovechemos la experiencia de la distribución de las dosis de vacunas anunciadas hoy, tendremos más detalles que ofrecer sobre cómo se compartirán futuras dosis. Y seguiremos haciendo todo lo que podamos para construir un mundo más seguro y protegido contra la amenaza de las enfermedades infecciosas.

###