Discurso del Embajador Robinson – Mes del Orgullo LGBTI

21/06/2017

Tengan todos muy buenos días.

En el Mes del Orgullo, y durante todo el año, el Gobierno de los Estados Unidos apoya a los defensores de los derechos humanos.  También a las organizaciones que luchan por la libertad de las personas LGBTI por una vida digna y libre.

En muchos países, incluyendo Guatemala, las personas LGBTI siguen expuestas a la violencia y la discriminación. Esto no debe tolerarse. Para que Guatemala siga mejorando su gobernanza, seguridad ciudadana, y prosperidad, el gobierno tiene que proteger y servir a todas las personas de manera igualitaria.

Es necesario que existan leyes que prevengan la discriminación contra las personas de diversidad sexual. El gobierno, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil tienen que trabajar juntos para defender los derechos humanos de las personas LGBTI en Guatemala.

Para esto, la Embajada de los Estados Unidos trabaja con organizaciones como National Democratic Institute, REDNADS, y Lambda. 

Celebramos la contribución del proyecto de USAID que reforzó el derecho a votar de las personas transgénero, asegurando las libertades fundamentales que todo ciudadano merece en una democracia. Colaboramos con el Ministerio de Salud para eliminar el estigma y la discriminación contra personas LGBTI en centros médicos.

Capacitamos al personal clínico y administrativo de centros de atención, y ayudamos a  desarrollar políticas nacionales e institucionales para detener el estigma y la discriminación. 

También trabajamos en prevenir la transmisión del VIH y en mejorar el cuidado médico de las personas afectadas por el VIH.

Esto ha sido posible gracias a USAID, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, y el Programa Presidencial de Emergencia de Asistencia para el SIDA. Es por amor patriótico a la Constitución de los Estados Unidos que ondeamos la bandera del Orgullo durante todo el mes de junio.

Algunas personas creen que abogamos por derechos especiales para las personas LGBTI.

A ellos les respondo que los derechos de las mujeres son Derechos Humanos, los derechos de las personas con discapacidad son Derechos Humanos, y los derechos LGBTI son Derechos Humanos.
Nuestro género, raza, habilidad física, orientación sexual, religión o etnicidad no debe afectar nuestros derechos a vivir libres y con dignidad.

Espero que Guatemala siga progresando para ser un país verdaderamente democrático, pacífico e inclusivo. Estamos con ustedes, los defensores de los derechos humanos, en este esfuerzo. 
¡Sigan adelante!