Discurso del Embajador Todd D. Robinson – Bienvenida de OSAC/AMCHAM

Embajador Robinson en el evento de bienvenida de OSAC/AMCHAM.

22/03/2017

Buenas tardes a todos.

Agradezco a la Oficina Regional de Seguridad, a la Cámara de Comercio GuatemaltecoAmericana, AMCHAM, y al Consejo Asesor de Seguridad en el Extranjero, OSAC, por organizar esta actividad.

El desarrollo económico y la expansión del comercio están directamente relacionados con el progreso que ambos alcancen en materia de seguridad. La inversión económica y las mejoras en seguridad proporcionan beneficios a largo plazo para todos los sectores del Triángulo Norte.

El sector privado en el Triángulo Norte enfrenta los mismos retos que el sector público, tales como corrupción, crimen organizado y violencia. Estos desafíos impactan el bienestar del personal de la empresa privada y su operatividad, la distribución de bienes y servicios, y los derechos de propiedad intelectual.

Para poder atraer mayor inversión extranjera, el Triángulo Norte necesita proporcionar un ambiente estable y seguro. En un ambiente así, las compañías pueden invertir con confianza y sus bienes están protegidos. Las personas pueden vivir sin miedo y realizar sus negocios. Solo actuando juntos, el sector público y el sector privado lograrán alcanzar la meta de una economía libre en un ambiente seguro.

Es por esto que la buena relación entre ambos sectores, particularmente en cuanto a seguridad, es crucial para el éxito de esta región.

Es vital reunir a los líderes de ambos sectores para discutir estos retos, considerar soluciones, y actuar para hacer cambios. En este grupo veo a profesionales de seguridad, profesionales de la ley, y de la administración, todos con suficientes recursos y experiencia para combatir los retos que enfrentan nuestros países.

Nuestra meta definitiva es crear una atmósfera en la región en donde no todos los recursos deban ser destinados a seguridad. Todavía no estamos en ese punto. Durante los próximos dos días, les exhorto a que propongan soluciones que beneficien a las sociedades de la región. También los exhorto a que discutan los retos compartidos y que propongan soluciones factibles.

Estoy convencido de que cuando trabajamos juntos – el sector público y el sector privado – se puede mejorar la calidad de vida de todos.

Gracias y bienvenidos.