Discurso del Embajador Todd Robinson – Celebración del Día de la Independencia de los EE.UU.

29/06/2017

Estimados amigos:

Sean bienvenidos todos a la conmemoración del Día de la Independencia de los Estados Unidos de América.

Este año decidimos celebrar la ciudad de Nueva York, una de las ciudades más diversas del mundo. Esta ciudad siempre ha sido el centro de la identidad estadounidense, debido a que su rica historia ha forjado un espíritu de fortaleza y desarrollo.

Nueva York ha sido el escenario de muchos eventos históricos, incluso la primera toma de posesión presidencial. Es muy similar a Guatemala porque siempre ha mostrado gran diversidad cultural, lingüística y étnica. El crecimiento y desarrollo de Nueva York es un reflejo de su diversidad, de utilizar las fortalezas que están en las diferentes culturas para salir adelante. Por supuesto que no ha sido fácil, y en muchos momentos han existido grandes conflictos y desacuerdos, pero resolverlos ha tenido como resultado una de las ciudades más emblemáticas del mundo. Es con este espíritu que Guatemala puede salir adelante, tomando las fortalezas de su diversidad para forjar un país más fuerte, que proteja a sus ciudadanos sin discriminación y que llegue a ser un lugar seguro, colmado de oportunidades y prosperidad.

En 1852, Frederick Douglas, quien fue esclavo por más de treinta años, señaló la desigualdad y falta de relevancia de la celebración de la independencia para gran parte de estadounidenses, que aún eran esclavos, o estaban privados de sus derechos humanos.

Sin duda hemos avanzado inmensamente desde los tiempos de Douglas, pero la lucha aún no termina. Tenemos que continuar luchando para proteger los derechos civiles y erradicar la discriminación, con el fin de hacer realidad las palabras de nuestra Declaración de Independencia: “que todas las personas son creadas iguales.”

Así como Guatemala, Nueva York también ha sufrido de corrupción, malas condiciones laborales, crimen y ambientes inseguros. No obstante, sus ciudadanos exigieron mejor gobernanza, mayor seguridad y mejores servicios.  Además, fue necesario que surgieran personas comprometidas con el cambio, que se involucraran valerosamente en buscar soluciones y que accionaran contra la cultura de opresión. Es inspirador ver ese mismo espíritu en Guatemala, en sus ciudadanos que exigen el fin de la corrupción, de la inseguridad y de la falta de oportunidades.

Hace doscientos cuarenta y un años tomamos la decisión de forjar nuestro propio destino, de crear una sociedad basada en la igualdad, el respeto, y la oportunidad. De igual manera, Guatemala debe enfocarse en valores que fortalezcan su desarrollo hacia una mejor sociedad, en la cual todos los niños cuenten con educación, salud y vivienda digna. Una sociedad que valore la honradez y la creatividad, donde sus pensadores y artistas puedan prosperar e influir positivamente hacia una cultura unificada; una Guatemala orgullosa de su diversidad y tradición.

Estados Unidos continúa evolucionando y creciendo, y reconoce muy bien su responsabilidad en el mundo. Esta es una de las razones por las que celebramos ideales como el emprendimiento, la democracia y el empoderamiento de minorías; herramientas que fueron fundamentales para lograr la independencia aquel 4 de julio de 1776.

Quiero expresar nuestro profundo aprecio a todas las empresas donantes que generosamente apoyan esta celebración. También quiero agradecer a todos los miembros del equipo de la Embajada por sus esfuerzos incansables y creativos que hicieron posible este evento.

Gracias por acompañarnos para conmemorar el Día de la Independencia de los Estados Unidos. Espero que disfruten la actividad!