Segunda Conferencia sobre la Prosperidad y la Seguridad en América Central

HOJA INFORMATIVA DE LOS ESTADOS UNIDOS

11 y 12 de octubre de 2018 Washington, D.C.

Los Estados Unidos y México fueron los anfitriones de la segunda Conferencia sobre Prosperidad y Seguridad en América Central en Washington el 11 y 12 de octubre con el fin de evaluar el progreso logrado desde la conferencia de junio de 2017 en Miami. Asimismo, acordaron ampliar la cooperación para abordar cuestiones claves a las que se enfrenta la región en materia de economía, seguridad y gobernanza.

El vicepresidente, Michael R. Pence inauguró la conferencia en la que participaron los coanfitriones, el secretario de Estado, Michael R. Pompeo, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen M. Nielsen, el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray Caso y el secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete Prida. El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y el vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz, representaron a los gobiernos del Triángulo Norte. Representantes del sector privado, organizaciones internacionales y países asociados también asistieron a la conferencia.

Los Estados Unidos reiteró su compromiso de promover una América Central más segura y próspera, entre otras maneras, por medio de reforzar la seguridad, la gobernanza y la competitividad económica y asimismo abordar los desafíos compartidos en los ámbitos de la inmigración y el tráfico ilícitos. Los Estados Unidos, como parte de su Estrategia para América Central, se ha comprometido a proporcionar unos US $2.600 millones en asistencia exterior a la región durante los ejercicios fiscales de 2015 a 2018. Esta Estrategia es diferente a la iniciativa de reforma de los gobiernos del Triángulo Norte, el plan de la Alianza para la Prosperidad (A4P), pero complementa esos esfuerzos.

Los Gobiernos de El Salvador, Guatemala y Honduras reiteraron su apoyo a la A4P y siguieron implementando sus cuatro pilares estratégicos: dinamizar el sector productivo, desarrollar el capital humano, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso al sistema judicial, y fortalecer las instituciones y mejorar la transparencia. Los gobiernos del Triángulo Norte se han comprometido a destinar unos US $8.600 millones entre 2016 y 2018 para implementar la A4P.

Los gobiernos del Triángulo Norte respaldaron nuevos proyectos conjuntos para mejorar la prosperidad y la seguridad en el Triángulo Norte. Los participantes también se comprometieron a incrementar la colaboración para abordar los desafíos compartidos en la región en materia de seguridad, gobernanza y economía. Los Estados Unidos subrayó la necesidad de lograr avances cuantificables en estas cuestiones para abordar los flujos de migración ilícita y, para disuadirla, implementar campañas de mensajes dirigidos al público.

Logros destacados desde la Conferencia de junio de 2017

Prosperidad

Integración económica: El Salvador se sumó a la Unión Aduanera regional en julio de 2018, un proceso que Guatemala y Honduras iniciaron en 2017, para incrementar el comercio transfronterizo, armonizar los aranceles y simplificar los procedimientos aduaneros. La asistencia estadounidense respalda facilitar el comercio y los procedimientos aduaneros a través de una mejora de la infraestructura, de la capacitación del personal de organismos gubernamentales y de las partes interesadas del sector privado, y del fortalecimiento de la conectividad en el ámbito de la tecnología de la información de entidades de control fronterizo.

Inversión en infraestructura: La Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC) ha movido más de US $1.000 millones desde octubre de 2017 para invertirlos en el Triángulo Norte, concentrándose en proyectos de infraestructura, energía, crecimiento económico y creación de empleo. Los Estados Unidos y la Asociación de Cámaras de Comercio de América Latina lanzaron un acuerdo entre los EE. UU. y América Central en junio de 2018 con el fin de fomentar oportunidades para empresas estadounidenses con miras a desarrollar la infraestructura de la región.

Integración energética: El Banco Interamericano de Desarrollo patrocinó una reunión de alto nivel sobre el mercado eléctrico de América Central el 17 de abril en Washington, durante la cual el órgano rector del mercado eléctrico regional resumió los avances obtenidos para ampliar el Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (SIEPAC) y fortalecer el mercado eléctrico regional. Los Estados Unidos apoya los planes para actualizar la capacidad de transmisión eléctrica regional con el fin de ampliar el comercio, fortalecer la comunicación con el sector privado y avanzar respecto de un marco regulatorio para permitir el comercio eléctrico en la región. El Departamento de Estado, a través de su programa del sector eléctrico, anunció la provisión de nueva asistencia técnica al gobierno de Honduras para fortalecer el mercado eléctrico del país y ayudar a elaborar un marco regulatorio de gas natural.

Aumento de las oportunidades económicas: USAID seleccionó a Guatemala y Honduras como países objetivo en agosto de 2017 respecto a su iniciativa Alimentar el Futuro, un programa que pretende mejorar el sector agrícola para reducir la pobreza y el hambre. En El Salvador, los programas de USAID ayudan a micro empresas y a pequeñas y medianas empresas (MiPyME) a incrementar sus ventas, lo que ha creado más de 26.500 nuevos puestos de empleo y ayudado a pequeños productores agrícolas a incrementar sus ventas en US $147 millones. Un programa similar en Guatemala creó más de 78.000 nuevos empleos y generó US $160 millones de ventas. En Honduras, la inversión estadounidense en pequeñas explotaciones agrícolas ayudó a que casi 90.000 personas superaran su situación de extrema pobreza desde 2011. Desde 2017, los programas estadounidenses de garantías de crédito para el desarrollo redujeron los obstáculos a los que las MiPyME se enfrentan por todo el Triángulo Norte para acceder al financiamiento a través de la liberación de US $105 millones en créditos.

Seguridad

Lucha contra la delincuencia organizada: Los gobiernos de los Estados Unidos y del Triángulo Norte participaron en una acción policial coordinada a mediados de 2017 conocida como Operación Escudo Regional, seguida de la Operación Escudo Regional II en abril de este año. Las fuerzas del orden presentaron casi 4.000 cargos penales en toda la región, lo que derivó en más de 1.400 detenciones en El Salvador; cargos penales contra 284 pandilleros en Guatemala; la incautación de 14 empresas y 11 vehículos de lujo, y la detención de 12 blanqueadores de capital de la MS-13 en Honduras. La Operación Citadel, una iniciativa conjunta de los Estados Unidos y del Triángulo Norte para luchar contra el tráfico ilícito de personas y la delincuencia transnacional, contribuyó a la desarticulación de siete organizaciones delictivas transnacionales, cientos de detenciones de delincuentes, decenas de procesamientos y condenas, la confiscación de más de US $1 millón de fondos ilícitos, y la incautación de más de 10 toneladas métricas de estupefacientes y decenas de armas ilícitas hasta la fecha en el ejercicio fiscal de 2018.

Desmantelamiento de las redes del tráfico ilícito de personas y de la trata de personas: En la actualidad, los Estados Unidos financia la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y Casa Alianza (Covenant House International) en el Triángulo Norte y México con el fin de aumentar la capacidad de los gobiernos de investigar casos de tráfico de personas y de trata de personas e impulsar causas sobre los mismos, al mismo tiempo que se forma una red regional de organizaciones no gubernamentales para asistir a las víctimas de la trata.

Cooperación regional en materia de seguridad: En junio de 2017, los Estados Unidos y El Salvador formaron el Grupo Conjunto de Inteligencia Fronteriza (GCIF), un centro intergubernamental para intercambiar información y coordinar asuntos de inteligencia. El GCIF ha identificado a cientos de miembros de maras que las fuerzas del orden no conocían con anterioridad, lo que implicó decenas de detenciones importantes desde mayo de 2017. Guatemala y Honduras se unieron al GCIF en septiembre de este año e hicieron aportes a una iniciativa de colaboración de los Estados Unidos, México y El Salvador. Esta iniciativa tiene por objetivo ampliar el intercambio de información de inteligencia del ámbito regional para combatir la delincuencia organizada transnacional y habilitar respuestas ágiles de las fuerzas del orden basadas en información de inteligencia en toda la región. Al reconocer su responsabilidad a la hora de proteger sus fronteras, funcionarios en Guatemala, El Salvador y Honduras han capacitado a más policías fronterizos. En Guatemala se espera que la policía fronteriza capacite a 100 funcionarios más, a más tardar a finales de octubre de este año. Esto hará que la fuerza tenga 520 miembros, lo que por último mejorará su eficacia. La Dirección Nacional de Servicios Policiales Fronterizos de Honduras espera tener 450 oficiales a finales de 2018.

Seguridad ciudadana: Desde agosto Guatemala realizó seis operaciones con un saldo de 900 detenciones y la incautación de unos US $3,4 millones. El número de fallos definitivos en casos de extorsión aumentó de 26 en 2015 a 347 en 2017, y el número de órdenes de registro relacionadas con casos de extorsión incrementó de 122 a 1.038, lo que demuestra el interés y la aptitud de Guatemala de tratar enérgicamente los casos de extorsión. En noviembre de 2017, a través de un modelo procesal estadounidense, fiscales guatemaltecos consiguieron las condenas de 19 miembros de la mara MS-13. Con ayuda de unidades policiales y fiscalías respaldadas por los Estados Unidos, en coordinación con asesores jurídicos estadounidenses, los juzgados especializados de sentencia en las causas instruidas conforme a la “Ley Contra el Crimen Organizado y Delitos de Realización Compleja” condenaron a 61 cabecillas y miembros de la MS-13 en agosto. La asistencia de los Estados Unidos ha contribuido a una importante reducción en las tasas de homicidio en todo en Triángulo Norte; una disminución del 35% en Honduras, del 16% en Guatemala y del 45% en El Salvador entre 2015 y 2017. Los resultados han sido todavía más importantes en lugares donde USAID y la Dirección de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) colaboran para implementar programas a nivel de la comunidad. En comunidades hondureñas donde USAID e INL trabajaron conjuntamente, las comunidades experimentaron una disminución del 54% en sus tasas de homicidio entre 2014 y 2017. Estas mismas tasas disminuyeron hasta un 66% en municipalidades salvadoreñas donde USAID e INL implementaron programas específicos entre 2015 y 2017.

Seguir avanzando

El gobierno de los Estados Unidos se comprometió a intensificar su cooperación con los gobiernos de México y de Triángulo Norte y generar un ímpetu para lograr éxitos en el futuro a través de prioridades comunes en materia de prosperidad y seguridad.

Prosperidad

Sector energético: Los Estados Unidos animó a los gobiernos del Triángulo Norte a que investiguen formas de aumentar el uso del gas natural en los sectores eléctrico, de transporte e industrial y que colaboren con miras a elaborar reglamentos sobre el gas natural, con apoyo de asistencia técnica de los Estados Unidos. Los Estados Unidos también recomendó que los gobiernos del Triángulo Norte estudien formas para una mayor integración de los mercados energéticos a través del marco de la Unión Aduanera del Triángulo Norte.

Oportunidades económicas y de integración: En julio de 2018, USAID lanzó un nuevo proyecto regional en Centro América de cinco años y de US $17,5 millones para la facilitación del comercio y competitividad con énfasis en la gestión coordinada de fronteras que seguirá mejorando la facilitación del comercio, apoyando el proceso de la unión aduanera del Triángulo Norte y fomentando una mejor gestión de las fronteras. La OPIC anunció la Iniciativa 2X Américas para empoderar a las mujeres en América Latina que activará US $500 millones para invertirlos en proyectos que permitan a las mujeres latinoamericanas tener acceso a capital, empleos, aptitudes y servicios.

Seguridad

Mejorar la seguridad ciudadana: En asociación con los gobiernos del Triángulo Norte, la asistencia de los Estados Unidos seguirá fomentando estrategias integradas de las fuerzas del orden y de la comunidad para la prevención de la violencia. Asimismo, USAID y el Departamento de Justicia seguirán apoyando mejores técnicas de investigación y procesamiento por delitos violentos, así como la reforma del sector judicial para reducir la probabilidad de que los jóvenes se unan a redes delictivas. USAID en Honduras estará liderando esta iniciativa, ya que acaba de anunciar un proyecto centrado en mejorar los sistemas de reinserción para jóvenes.

Combatir el tráfico de personas y la trata de personas: Los Estados Unidos acordó ampliar la Operación Citadel y la Operación Gatehouse para respaldar las investigaciones del tráfico de personas y de la trata de personas, así como perseguir a pandillas transnacionales que operan tanto en los Estados Unidos como en los países del Triángulo Norte. Además, los Estados Unidos ampliará el programa piloto Security Alliance for Fugitive Enforcement (SAFE) en relación con el intercambio de información delictiva entre las naciones asociadas con el objetivo de identificar a fugitivos que se trasladan ilícitamente a través de la región. Los Estados Unidos también lanzará un programa de US $4,25 millones contra el tráfico ilícito y la trata, en Guatemala en particular, que abordará las grandes brechas que existen en las necesidades de protección, procesamiento y prevención e intentará aprovechar o