Un nuevo enfoque audaz para reducir la migración irregular

Por Luis E. Arreaga, Embajador de los Estados Unidos en Guatemala

Estados Unidos y Guatemala han disfrutado durante mucho tiempo de una relación cercana, centrada en la búsqueda de intereses mutuos. Durante décadas, hemos apoyado el retorno de Guatemala a la democracia y hemos ayudado a fortalecer el estado de derecho. Hemos colaborado para aumentar la prosperidad trabajando con los gobiernos del pasado y el presente, el sector privado y la sociedad civil para mejorar las oportunidades económicas y la movilidad social. También hemos trabajado juntos para combatir las organizaciones criminales transnacionales. Además, hemos enfatizado continuamente la necesidad de aumentar el apoyo a los grupos más vulnerables de Guatemala. Creemos firmemente que una Guatemala segura, próspera y bien gobernada es de nuestro interés nacional, y estamos comprometidos a continuar trabajando con el actual gobierno guatemalteco y sus próximos líderes electos para alcanzar estas metas compartidas.

Estados Unidos y Guatemala también comparten la urgente necesidad de trabajar juntos para hacer frente a la crisis humanitaria y de seguridad en la frontera sur de Estados Unidos.  Sólo desde octubre del año pasado, la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos ha detenido o considerado inadmisibles para la entrada a más de 250,000 guatemaltecos que han intentado ingresar ilegalmente a los Estados Unidos.  El presidente Trump y el secretario de Estado Pompeo han sido francos en este tema: los gobiernos del Triángulo Norte deben tomar medidas decisivas para detener la migración irregular hacia los Estados Unidos.  Durante años, Estados Unidos ha tratado de abordar la migración irregular — incluyendo el abuso de nuestro generoso sistema de asilo. Hemos pedido a nuestros socios que hagan su parte – y en ese sentido, el gobierno de Guatemala ha dado un paso definitivo y positivo al acordar compartir esta responsabilidad y aceptar a los solicitantes de asilo de los Estados Unidos. A través de este acuerdo de cooperación, el gobierno de Guatemala ha reconocido la importancia de su propio papel en ayudar a frenar la migración irregular y reafirmó su relación duradera con los Estados Unidos. Estamos preparados para seguir buscando soluciones en conjunto.

El statu quo no es sostenible. Los niños y las familias guatemaltecas han caído víctimas de un ciclo peligroso de trata de personas que pone en riesgo a las poblaciones más vulnerables. Esto a la vez, está rasgando el tejido de las comunidades guatemaltecas. El incentivo para tomar el peligroso viaje hacia el norte se ha mercadeado y aprovechado para crear un negocio de miles de millones de dólares que beneficia a algunas de las organizaciones criminales más peligrosas del mundo. Abordar esos incentivos es un paso integral para reducirlos, invirtiendo así en la seguridad regional de Guatemala.

La mejor manera de reducir el flujo de migración irregular es mejorar la capacidad y el desarrollo económico a largo plazo en Guatemala.  En cuanto a mejorar la capacidad, valoramos que Guatemala se comprometió a fortalecer sus sistemas de asilo y migración en 2017, cuando firmó el Marco de Respuesta Integral para Refugiados.  Estados Unidos continúa apoyando los esfuerzos del gobierno de Guatemala para reformar su sistema de asilo y podría, si nuestro presidente lo aprueba, proveer mayor apoyo al sistema guatemalteco para la protección de refugiados, así como apoyar el desarrollo de una capacidad de retorno voluntario.

La provisión de apoyo económico, como se describe en el acuerdo de cooperación, y sujeta a la aprobación de nuestro presidente, podría darse como mayor inversión privada extranjera, asistencia de los Estados Unidos para el desarrollo, e inversión adicional de los EUA para desarrollar el sector privado de Guatemala y para crear empleos en el Altiplano Occidental –  la región de mayor emigración.  Guatemala y Estados Unidos también están trabajando juntos para aumentar el acceso a las formas legales de migración, como las visas de trabajo temporal.  Como declaró el presidente Trump:  “Este acuerdo traerá una nueva era de inversión y crecimiento para Guatemala, y establece el escenario para la cooperación entre nuestros países y para expandir el acceso a visas para trabajadores agrícolas.”

Estados Unidos acoge con beneplácito este acuerdo y los pasos que Guatemala ha tomado para combatir la migración irregular y hacer su parte para ayudar a Estados Unidos a enfrentar esta crisis. Esperamos su implementación, de acuerdo con los requisitos legales necesarios en nuestras dos naciones. Como dijo el presidente Trump: “Estamos invirtiendo en el futuro de Guatemala, la seguridad de los migrantes y sus familias. Protegeremos los derechos de aquellos con solicitudes legítimas y terminaremos con el abuso generalizado del sistema [de asilo] y la crisis paralizante en nuestra frontera.”